AQueApostar.com

Cuota de cierre en apuestas deportivas: todo sobre las closing odds

Smartphone in hand with a 3D soccer ball on a blue background. Bets, sports betting, bookmaker. Mixed media.

Los tiempos son importantísimos cuando hablamos de una apuesta deportiva. No por las prisas a la hora de cerrar los pronósticos, sino en el ritmo que marcan los instantes inmediatamente anterior y posterior a que dé comienzo el evento.

Para saber lo que es la cuota de cierre en apuestas, hay que hablar también de la apertura y de las cuotas de salidas. Podemos entender la cuota de salida como el “valor cero” de una cuota, que se mantiene hasta el mismo momento en el que el evento va a comenzar, pero aún no se ha iniciado.

La cuota de cierre es, por tanto, el valor reflejado del instante inmediatamente anterior al inicio del evento, es decir, la última cuota en reflejar un valor antes de que el partido empiece.

Qué son las cuotas de cierre en apuestas deportivas

Los cierres deportivos son cruciales no solo por representar la cuota final inmediatamente antes de que el evento deportivo empiece, sino también por ser el elemento que recoge toda la información de lo que ha ocurrido en el mercado desde que fue lanzada.

Una cuota de cierre en apuestas deportivas, representada por un valor numérico, es el resultado de todos los hechos y expectativas sucedidos en las últimas semanas, desde que el evento anterior finalizó. Se ven influenciadas por los resultados más recientes, pero también por opiniones generalizadas, sensaciones, progresos y novedades, además de mantener un pequeño margen de error donde caben todo tipo de sorpresas.

En sí mismas, las closing odds no tienen nada que ver con la acción de cerrar una apuesta. El cierre de una apuesta consiste en cobrar de manera anticipada la apuesta para evitar las pérdidas, pero a cambio de hacerlo por un importe inferior al valor esperado.

Es una opción útil en caso de que la apuesta esté en riesgo o si durante el evento el usuario considera que la situación puede dar un vuelco y no quiere exponerse. Eso es lo que significa cerrar apuestas, nada relacionado con las closing odds o las cuotas de cierre, fruto de la combinación de esperanzas, fichajes, noticias, opiniones y resultados anteriores de la temporada.

En realidad, estas variaciones numéricas son una prueba de la tremenda profundidad que caracterizan a los mercados de apuestas deportivas. Cada factor cuenta a la hora de atribuir un valor a un determinado aspecto relacionado con el deporte, y si se magnifica o se comparte de manera generalizada, tiene sus efectos a la hora de apostar.

Por eso, en apuestas deportivas es muy complicado ir contra el mercado si no se es valiente: no es posible, por muy convencido que estés de que las corrientes de pensamiento sobre un deporte, un jugador o un partido son falsas, apostar en contra de lo que se atribuye en común si no manejas datos concretos con convicción. No al menos sin correr un elevado riesgo de perder tu apuesta, ya que los condicionantes para modificar esa cuota de cierre son varios y de distinta naturaleza.

Batir una apuesta de cierre: ¿qué quiere decir?

Por “batir” una closing odd o apuesta de cierre entendemos el hecho de superarla. ¿Cómo se bate? Realizando una apuesta más alta que la closing odd en el momento de iniciarse el evento. En sí esto no es un error, pero sí lleva a confusión pensar que esta es la única forma de generar ganancias con tus pronósticos deportivos. Es más, batir las apuestas de cierre puede producir beneficios, pero ni es la mejor ni la más rápida manera de obtener ingresos acertando con tus pronósticos.

El punto clave aquí está en que, mientras que las cuotas de cierre son un reflejo bastante fiel de todo lo que rodea al deporte en general y al próximo evento en particular, las cuotas de apertura no, puesto que se basan en modelos estadísticos y niveles de demanda del mercado.

En la práctica, eso quiere decir que es mejor intentar obtener ganancias mediante bases matemáticas y estadísticas que a través de superar insistentemente las cuotas de cierre, que no tienen por qué ser batidas para generar ingresos.

Si te has ido formando, te habrás dado cuenta de que muchas estrategias ganadoras o con un margen de éxito más alto se basan en las apuestas al empate. El empate normalmente es un elemento estratégico que se extrae de los modelos estadísticos y que muchas veces no se corresponde con ningún dato influyente en la cuota de cierre. ¿Por qué, entonces, se incluye en los pronósticos como opción? Precisamente por su naturaleza estadística.

Por tanto: olvídate de centrarte solo en batir a la cuota de cierre. Es mucho más importante identificar el valor genuino y hacer apuestas por encima de las cuotas mínimas, que no sobrepasar las cuotas de cierre, que no tienen por qué generarte más ganancias.

ARtículos relacionados

AVISO LEGAL

¿ERES MAYOR DE 18 AÑOS?

AVISO LEGAL

¿ERES MAYOR DE 18 AÑOS?